Nuevo

Bambú con puntas marrones: razones por las que las puntas de las plantas de bambú son marrones

Bambú con puntas marrones: razones por las que las puntas de las plantas de bambú son marrones


Por: Mary H. Dyer, escritora acreditada de jardines

Mi bambú se está poniendo marrón; ¿eso es normal? La respuesta es: ¡tal vez, o tal vez no! Si nota que las puntas de sus plantas de bambú son marrones, es hora de solucionar algunos problemas para determinar la causa. Siga leyendo para determinar las posibles razones del oscurecimiento de la planta de bambú.

Causas de una planta de bambú dorado

Las plagas de insectos suelen ser las culpables de un bambú con puntas marrones, y los culpables más probables son los insectos chupadores de savia como los ácaros, las cochinillas, las escamas o los pulgones.

  • Ácaros - Estas minúsculas plagas, que son difíciles de ver a simple vista, son especialmente comunes durante el tiempo seco cuando las hojas de bambú están polvorientas. Si sospecha que hay ácaros, busque pequeñas motas y finas membranas en las hojas.
  • Pulgones - Una de las plagas chupadoras de savia más comunes, los pequeños pulgones pueden causar mucho daño si no se controlan. Aunque los pulgones suelen ser verdes, también pueden ser tostados, marrones, rojos, amarillos, grises o incluso negros. Los pulgones excretan cantidades generosas de melaza, que atrae a hordas de hormigas. La sustancia pegajosa también puede invitar a la fumagina.
  • Escala - Las escamas son pequeños insectos chupadores de savia que se reconocen por su cubierta cerosa, marrón o tostada en forma de concha. Al igual que los pulgones, muchos tipos de escamas crean melaza que, a su vez, atrae hormigas y hollín a la planta de bambú.
  • Cochinillas - Estas plagas comunes del bambú son fáciles de detectar por su cubierta protectora blanquecina y algodonosa. Una vez más, las hormigas y la hollín pueden resultar en una infestación de cochinillas.

La mayoría de los insectos chupadores de savia son relativamente fáciles de controlar rociando las plantas con jabón insecticida o aceite de neem. Si la infestación es leve, una fuerte ráfaga de agua con una boquilla rociadora puede ser suficiente para derribarlos de las hojas. Los insecticidas químicos generalmente no son necesarios y tienden a hacer mucho más daño que bien, ya que las toxinas matan abejas, mariquitas y otros insectos beneficiosos.

Las condiciones culturales o ambientales también pueden hacer que las plantas de bambú se oscurezcan.

  • Calor - Demasiado calor o luz solar directa puede ser la razón de que la planta de bambú se ponga marrón, ya que la mayoría de las variedades de bambú prefieren la sombra o la luz solar parcial.
  • Agua - El riego excesivo o insuficiente puede provocar un bambú con puntas marrones. Una nueva planta de bambú se beneficia de regar una o dos veces por semana hasta que la planta alcance la marca de tres a seis meses. Después de ese tiempo, las plantas enterradas generalmente no requieren riego suplementario. Cuando se trata de bambú en macetas, siempre es preferible un poco del lado seco al suelo húmedo y empapado. Una planta de bambú madura te avisará cuando tenga sed; no riegue la planta hasta que las hojas comiencen a rizarse.
  • Fertilizante - Tenga cuidado con usar demasiado fertilizante, que puede ser responsable si las puntas de las plantas de bambú son marrones. Incluso los fertilizantes naturales, como la emulsión de pescado, pueden contener sales que pueden quemar las hojas de bambú.
  • Daño de invierno - La mayoría de las variedades de bambú toleran los inviernos en climas tan al norte como la zona de siembra 5 del USDA. Sin embargo, el clima frío puede quemar las hojas de muchos tipos de bambú. Algunas de las hojas pueden incluso caer de la planta, pero pronto serán reemplazadas por hojas nuevas.

Cuidado de un bambú dorado

Una vez que haya resuelto el motivo de una planta de bambú que se oscurece, la planta debería recuperarse bien. Sin embargo, es una buena idea recortar las hojas o puntas doradas con unas tijeras limpias y afiladas. Corta las hojas en ángulo para crear una apariencia más natural.

Si las hojas están completamente marrones, simplemente sáquelas suavemente de la planta.

Este artículo se actualizó por última vez el


Cómo cuidar tu planta de bambú moribunda

Artículos relacionados

Los bambúes, aunque a menudo se denominan árboles, en realidad son pastos, pero eso no significa que debas tratarlos como uno sobre el otro. Algunas personas cometen el error de cuidar el bambú como si fuera un árbol, y otras lo tratan como si fuera hierba, pero lo mejor es cuidarlo como a ambos. Si su bambú parece estar muriendo, eche un vistazo a la atención que le brinda para ver si le falta un paso esencial.

Presione la tierra en la base del bambú con las manos para ver si está húmeda. La tierra debe estar húmeda al tacto, pero no acumularse con agua cuando la presiones con la mano. Si excava, la tierra debe estar húmeda de 6 a 8 pulgadas. Como cualquier otra planta, el bambú puede morir tanto por exceso como por falta de riego.

Recorta algunos de los tallos para permitir que entre aire al bambú. Las plantas tienden a crecer más gruesas y, al igual que los árboles, es mejor que haya algo de espacio entre ellas para que el aire y la luz del sol puedan llegar a todas las hojas y brotes. Corta los brotes seleccionados hasta el suelo con una pequeña sierra de mano.

Compruebe el sistema de raíces de los bambúes en macetas de interior más pequeños. A veces, las raíces pueden enredarse, lo que puede provocar problemas de crecimiento. Si las raíces están enredadas, vuelva a plantar en una maceta más grande.

Aplique un fertilizante rico en nitrógeno a principios de la primavera para proporcionar nutrientes durante la temporada de crecimiento. Debido a que es una hierba, lo mejor es utilizar un fertilizante orgánico hecho para hierbas. Realice una segunda aplicación de fertilizante a fines de la primavera para que dure el resto del año.

Quite los tallos moribundos para que los demás no tengan que luchar por la energía que se está suministrando a las secciones enfermas.

Lave el bambú con una manguera para eliminar los ácaros del bambú temporalmente. Los ácaros son similares a los ácaros y hacen que las hojas se pongan amarillas. Rocíe con acaricida para matar los ácaros. Es posible que deba rociar varias veces para eliminar los ácaros por completo.

Tara Shore tiene una licenciatura en finanzas empresariales y ha escrito para publicaciones en línea desde 2007. Tiene experiencia profesional en banca, contabilidad, viajes y enseñanza. Shore también es un jardinero experto y un agente de viajes.


Procedimiento paso a paso para el cuidado de las plantas de bambú de interior

Cuidar una planta de bambú saludable en casa no implica mucho estrés, ni tiempo, ni siquiera dinero. Estos sencillos y sencillos pasos de cuidado pueden hacer que su planta de bambú de interior sea saludable y verde.

1. Elija su maceta con cuidado

La mayoría de las plantas de bambú vienen con maceteros confeccionados en el vivero. Pero te recomendaré que lo reemplaces y uses una maceta de 2 pulgadas más de diámetro que el plan.

Se agradece el uso de una maceta limpia. Si su maceta no necesita moverse con frecuencia, puede usar macetas de vidrio pesado, ya que con ellas puede ver claramente las raíces de la planta.

También se pueden utilizar maceteros de cerámica. En ese caso, no olvide tener un orificio de drenaje en ellos, ya que drenará el exceso de agua.

2. ¿Qué usar en la maceta: tierra o agua?

Se pueden utilizar ambas opciones. Pero si usa tierra, debe tener cuidado de usar la cantidad de fertilizante que contiene. y en el caso de que esté usando agua, asegúrese de que la cantidad de agua en la maceta sea adecuada para cubrir las raíces de la planta. 1 pulgada de agua puede ser suficiente.

En agua para mantener la planta en su lugar, necesitará algunos guijarros. Se puede usar cualquier tamaño y tipo de guijarro. Se recomienda utilizar agua destilada. Pero si está usando agua del grifo normal, debe dejarla reposar durante toda la noche.

Los productos químicos como el cloro y el flúor pueden hacer que las hojas y los tallos se pongan pardos o amarillentos.

3. Plantéelo con sumo cuidado:

Después de seleccionar una planta saludable y la sembradora, es hora de plantar su planta de bambú correctamente. En caso de que ya haya plantado, puede sacar todos los productos de la sembradora y volver a plantar (si se plantó incorrectamente).

Si está usando agua, use una maceta limpia y guijarros con agua destilada, luego plante la planta de bambú en posición vertical con la ayuda de guijarros. Puedes usar tanto como puedas.

Ahora, si desea usar tierra en la maceta, use un tercio de cada uno de arena, musgo y tierra y también mantenga un orificio de drenaje para el drenaje adecuado del exceso de agua.

4. Técnicas de riego:

Naturalmente, si está usando agua para plantar, no necesita regar su planta, pero debe cambiar el agua una vez a la semana.

En el caso del suelo, hay que regar la planta de forma adecuada para que el suelo se mantenga húmedo. La inundación con exceso de agua puede dañar la maceta.

Después de regar, debe controlar cuándo se seca el suelo, ya que una planta de bambú crece bien en suelos húmedos y la falta de agua puede obstaculizar todo el procedimiento.

5. Suficiente aire, luz y temperatura para un crecimiento adecuado:

La luz solar directa es muy mala para una planta de bambú. Una planta de bambú prefiere una temperatura media que oscila entre 60 y 70 F. Por lo tanto, exponerla a más de esa temperatura puede provocar que los tallos se doren.

Puede mantener la olla a un lado de la ventana para que reciba una cantidad adecuada de calor, luz y aire.

6. Usando el fertilizante con prudencia:

El uso de fertilizantes para plantas internas requiere un cuidado extremo. Las plantas de interior no se exponen a la luz solar directa ni a la lluvia, por lo que el fertilizante que aplica permanece sin diluir durante muchos días.

Entonces, usar fertilizante en una pequeña cantidad será lo suficientemente inteligente. Te recomendaré que uses un fertilizante líquido y lo rocíes de vez en cuando sobre la planta de bambú.

7. Cortar las partes amarillas y muertas:

Este paso es muy importante. Cuando sus hojas se vuelven amarillas, significa que la planta no está recibiendo suficiente agua. Si eso comienza a suceder o si ve algún tipo de insecto dañando su planta, limpie el recipiente y los guijarros.

Además, enjuague la planta en el fregadero, pero no por mucho tiempo. Luego use un par de tijeras esterilizadas y corte todas las partes afectadas para que no contamine las nuevas.

Si su planta continúa siendo amarilla, cambie el agua o use agua destilada y manténgala alejada de la luz solar directa.

8. Rizado o enderezamiento de los tallos verdes:

El cuidado del árbol también implica el proceso de peinado. Para que la planta de bambú se vea única, puede rizar los tallos o enderezarlos. Depende totalmente de ti.

Para que crezcan rectos, puede plantarlos en línea o en hilera. Pero para hacer que los tallos se enrosquen hay que coger la ayuda de un armario.

Corte la parte inferior y un lado del armario y colóquelo sobre su planta de cara a la parte de corte lateral hacia la luz.

Entonces tu planta crecerá en la dirección de la luz y formará una curva. Para otra curva repite esta acción y obtendrás una planta de bambú perfectamente rizada.

Recuerde que este paso solo se puede realizar en los tallos jóvenes. Los tallos maduros no se pueden rizar ni arreglar.

9. Organizarlo de manera adecuada:

Este paso es para aquellos que ya han plantado la planta de bambú pero ahora están creciendo sin ningún arreglo.

Para colocar los tallos correctamente y hacer que se vea hermoso, puede atarlos con un alambre o una cinta.

Puedes usar una cinta de colores para hacer eso. La gente suele utilizar una cinta dorada para atar los tallos verdes.

10. Recorte mientras sea necesario:

Con el cuidado y el mantenimiento adecuados, la planta de bambú crece muy rápidamente. Dentro de un año puede crecer hasta 10 pulgadas. Pero he visto que la mayoría de la gente prefiere tener una planta pequeña en sus hogares.

Si usted es uno de ellos y desea mantener su planta a su altura actual, una cosa que puede hacer es recortarla con cuidado para que permanezca en su altura actual durante más tiempo.

También puede usar esos tallos recortados para volver a plantar. Aunque el proceso de recorte necesita un cuidado extremo, ya que un recorte incorrecto puede provocar un retraso en el crecimiento de la planta.

En general, todos estarán de acuerdo en que una planta de bambú necesita un cuidado mínimo, pero agrega un encanto especial a su belleza interna.

Pruebe estos pasos y avísenos si necesita alguna sugerencia.


¿Cuáles son los elementos esenciales para cuidar su bambú al aire libre?

Entonces, ¿qué tienen en común la mayoría de los bambúes al aire libre? ¿Cómo puedes cuidar bien tus plantas? Echemos un vistazo a los conceptos básicos.

Ya sea que plante su bambú en el suelo o en un recipiente / maceta, el suelo debe estar bien drenado, tener una estructura liviana, aireado y ser rico en nutrientes. Les encanta la tierra húmeda sin estar empapada o empapada. Si el suelo no drena bien, la pudrición de la raíz puede convertirse en un problema.

¿Qué tipo de suelo le gusta al bambú?

De hecho, el bambú no es muy exigente con el tipo de suelo. La parte más importante ya se dijo anteriormente. El suelo arcilloso tiende a tener las mejores propiedades para cultivar bambú.

El nivel de pH del suelo depende de la especie que tengas. A la mayoría de las especies les gusta el pH de neutro a ligeramente ácido. Si no está seguro del nivel de pH de su suelo, puede comprar un kit de prueba.

¿Hay alguna diferencia en el suelo entre el bambú cultivado en macetas y el bambú cultivado en el suelo?

No, no por el suelo. Lo mismo se aplica a ambos sentidos. Sin embargo, podría ser más complicado mantener un suelo sano en el suelo que en un contenedor. Puede intercambiar, agregar o quitar la tierra de macetas, contenedores y camas de jardín elevadas más fácilmente.

Agua

El agua es importante para todas las plantas y para el bambú, especialmente porque su origen es la selva tropical.

¿Con qué frecuencia debo regar mi bambú?

Las necesidades de agua varían con la edad y la temporada. Las plantas jóvenes o los trasplantes necesitan mucha más agua que las plantas maduras. Debes regarlos al menos dos veces por semana. Una vez que sus plantas de bambú estén maduras y el sistema de raíces se haya desarrollado, es suficiente con hacerlo una vez a la semana.

No se preocupe por el riego si llueve regularmente. Esto debería proporcionar suficiente humedad. Si tiene una estación seca, debe regar manualmente con agua de lluvia o agua del grifo.

¿Con qué frecuencia debo regar las plantas cultivadas en macetas?

El bambú cultivado en contenedores, macetas o macetas necesita más agua porque no puede retener la humedad tan bien como las plantas cultivadas en el suelo. Especialmente en verano, debes regarlos 3-4 veces a la semana. El mantillo puede proteger en este caso (hablaré de esto más adelante en este artículo).

¿Existe una estacionalidad?

Sí hay. Es mejor comenzar a regar el bambú a fines del invierno o principios de la primavera, ya que los nuevos brotes y hojas se preparan para brotar. Debe continuar regando su bambú al menos una vez a la semana durante la temporada de crecimiento. Omita el riego en invierno a menos que tenga plantas cultivadas en contenedores donde el suelo se haya secado mucho.

¿Riego mi bambú lo suficiente?

En la mayoría de los casos, puede saber si no está regando las plantas lo suficiente. Las hojas se enrollarán. Cuanto más apretados estén rizados, más agua necesita la planta. Si esto sucede, no temas, simplemente retoma tu rutina de riego hasta que las hojas de la planta comiencen a relajarse.

La primavera es la temporada de otoño para el bambú. Esto significa que perderán naturalmente su follaje. Entonces, que no cunda el pánico, lo más probable es que no sea un problema de riego.

Sin embargo, tenga en cuenta que ciertas variedades de bambú pueden tener hojas rizadas cuando se exponen a demasiada luz solar. El bambú dragón rojo es un ejemplo. Puede ver que las hojas se desenrollan nuevamente más tarde en el día.

¿Riego mi bambú en exceso?

Esto está muy ligado al suelo. Siempre que el suelo drene bien, no debería tener problemas con el riego excesivo.

Luz solar y calor

Realmente no puede controlar el sol en sí, pero puede controlar la cantidad de luz solar que recibe su planta y evitar el estrés por sobreexposición y sequía.

Dependiendo de la especie que tengas, es posible que a tus plantas no les guste la luz solar directa. En realidad, esto es algo que debe considerar antes incluso de plantar.

¿Cuándo se convierte en un problema el sol directo?

Por lo general, la mayoría de las variedades de bambú preferirán un ambiente con sombra parcial, ¡aunque algunas variedades necesitan hasta ocho horas de sol! Los niveles de humedad también importan. La mayoría de los bambúes podrán soportar un calor más alto en áreas con mayor humedad porque no pierden tanta agua.

¿Cómo proteger las plantas de bambú del sol y el calor intensos?

Si cree que el sol directo hace que las hojas se vuelvan marrones, puede instalar una sombrilla o un paño de sombra.

En áreas que son más secas o para el verano caluroso, es posible que desee considerar regar sus plantas con más frecuencia durante el verano. También puede agregar una capa de mantillo para evitar que se seque (cubro esto después del fertilizante).

Fertilizante

El bambú es una planta vigorosa por sí sola. No necesariamente lo fertilizas. Más importante es un suelo adecuado. Por muy tentador que sea aplicar una gran cantidad de fertilizante, esto puede provocar que muchas cañas se debiliten. Las aplicaciones periódicas moderadas deben asegurar bastones fuertes y saludables. Créame, ¡esto es mejor que una gran cantidad de tallos delgados y débiles!

¿Con qué frecuencia debo fertilizar?

Si siente la necesidad de fertilizar, hágalo después de su última helada fuerte en invierno o principios de primavera. También debe tener lugar antes de que aparezcan nuevos brotes.

Puede continuar fertilizando periódicamente durante la primavera y el verano, pero no debe extender la fertilización durante los meses de invierno o la temporada de crecimiento inactivo.

¿Qué fertilizante debo utilizar?

¿Ha plantado o sembrado césped alguna vez? Bueno, es básicamente lo mismo porque el bambú pertenece a la familia de las gramíneas. En otras palabras, desea un fertilizante con alto contenido de nitrógeno, potasio y fósforo.

No es necesario complicarlo demasiado. Puede obtener un fertilizante líquido para césped o alimento para césped. Prefiero los fertilizantes orgánicos a los brebajes químicos, pero cualquiera funcionará y debería ser fácil de encontrar en cualquier tienda que venda fertilizantes para césped.

También puede obtener fertilizantes específicos para bambú, pero muchos de ellos son para el bambú de la suerte (que no es bambú real).

Mantillo

El mantillo es importante para proteger sus plantas de las condiciones climáticas extremas al mantener el sistema de raíces caliente en el invierno y húmedo durante los períodos secos. Dependiendo del material que esté utilizando, también puede devolverle valor nutricional al suelo.

¿Qué mantillo debo usar?

El mantillo más natural y que ahorra dinero es el follaje en sí. Si no lo acumula, ya tendrá una capa.

También puede optar por hacer su propio mantillo utilizando recortes de césped, estiércol compostado, hojas, corteza, astillas de madera, paja y otros desechos del jardín, siempre que no esté demasiado "caliente" (estiércol fresco). Si esto no está disponible para usted, también puede comprar mantillo preenvasado en cualquier centro de jardinería.

Una cosa a considerar al elegir su material de abono es que algunos materiales, como los recortes de césped y el estiércol compostado, pueden ser una fuente de malezas o enfermedades.

Consejo útil: colocar algunas capas de cartón o periódico debajo del mantillo puede ayudar a prevenir las malas hierbas que ya están en el suelo. Eventualmente se descompondrán y agregarán nutrientes al suelo. Las lombrices son una excelente manera de airear el suelo y convierten el material de compostaje en compost. ¡Realmente me encanta!

¿Cuánto mantillo necesito agregar?

Una capa de 2 a 6 pulgadas (5 a 15 cm) será suficiente para brindar a tus plantas la protección que necesitan. Si sufre de días muy calurosos o días extremadamente fríos, puede agregar una capa de 30 cm (12 pulgadas). Simplemente extienda el mantillo alrededor de la planta. No necesita tanto mantillo si tiene bambú cultivado en contenedores.


Cómo cuidar las plantas de bambú enfermas

Las plantas de bambú son hermosas y se pueden formar en diseños en espiral. Crecen en el agua y se pueden sostener en posición vertical con rocas. El bambú es fácil de cuidar ya que necesita poca luz solar indirecta y riego semanal. Sin embargo, al igual que cualquier otro ser vivo, puede enfermarse. Los signos de una planta de bambú enferma son hojas amarillas, tallos amarillos, crecimiento de algas y hojas rizadas. En el lado positivo, puedes cuidar tu planta de bambú enferma y revivirla por completo.

Determina si la enfermedad de tu bambú es causada por darle demasiado fertilizante. Si ha fertilizado recientemente su bambú y las hojas se están poniendo amarillas, deberá reemplazar el agua. Retire con cuidado el bambú de la olla y colóquelo sobre la encimera. Frote el interior de la olla con agua tibia, jabón suave y una esponja. Si usa piedras, límpielas llenando su fregadero con agua tibia y jabón suave. Frote las rocas entre las palmas de sus manos hasta que estén limpias. Enjuaga bien las rocas y la olla. Use su filtro de agua para filtrar el agua del grifo. Regrese el bambú a la olla con las rocas limpias y agua filtrada. Las hojas deberían comenzar a ponerse verdes nuevamente.

  • Las plantas de bambú son hermosas y se pueden formar en diseños en espiral.
  • Frote el interior de la olla con agua tibia, jabón suave y una esponja.

Busque bacterias, que pueden hacer que las plantas de bambú se enfermen. Los tallos amarillos son una señal de que hay bacterias que enferman al bambú. Las bacterias viven en ambientes húmedos y, dado que el bambú vive en el agua, puede ser un caldo de cultivo perfecto. Deshazte de las bacterias de tu planta de bambú como lo harías en tu casa: límpiala. Use un paño suave y húmedo para limpiar las hojas y los tallos del bambú. Si esto no funciona, corte el tallo justo por encima del color amarillento y por debajo del siguiente codo. Coloque el tallo amarillo en una solución de 30 partes de agua y una parte de desinfectante. Déjelo en la solución durante 30 minutos y luego muévalo a una olla nueva con agua filtrada.

  • Busque bacterias, que pueden hacer que las plantas de bambú se enfermen.
  • Los tallos amarillos son una señal de que hay bacterias que enferman al bambú.

Establece si tu bambú está recibiendo demasiado sol. Una planta de bambú solo necesita luz solar indirecta. Si está en un área donde el sol brilla, la planta de bambú podría enfermarse y las hojas se volverán amarillas. Coloque su bambú en un área donde solo un poco de luz solar pueda llegar a él desde una ventana. Una vez trasladadas a un lugar menos soleado, las hojas deberían comenzar a volverse verdes.

Vea si las algas pueden ser la causa de su planta de bambú enferma. Si las raíces de la planta tienen algunos crecimientos verdes y son viscosas, probablemente se trate de algas. El crecimiento de algas podría deberse a la falta de luz, agua o agua sucia. Las algas harán que tu bambú huela a huevos podridos. Retire la planta de la maceta y limpie las raíces sosteniéndola bajo agua corriente tibia del grifo para eliminar las algas. Use sus dedos para frotar suavemente las algas de las raíces. Limpia las rocas y la olla y devuelve tu bambú al agua limpia.

  • Establece si tu bambú está recibiendo demasiado sol.
  • Coloque su bambú en un área donde solo un poco de luz solar pueda llegar a él desde una ventana.

Reemplaza el agua de forma regular, preferiblemente semanalmente. Esta es la mejor manera de cuidar las plantas de bambú enfermas. Dado que viven en el agua, debe estar siempre limpia. Cuando reemplace el agua, deberá quitar la planta de la maceta. Aproveche esta oportunidad para enjuagar suavemente las hojas, los tallos y las raíces con agua corriente tibia del grifo. Deja la planta a un lado. Limpia la olla y las rocas. Cuando termine de limpiar, vuelva a colocar las rocas en la olla alrededor de los tallos de bambú y llene 3/4 con agua filtrada.

  • Reemplaza el agua de forma regular, preferiblemente semanalmente.
  • Cuando reemplace el agua, deberá quitar la planta de la maceta.

Asegúrese de que su planta de bambú tenga suficiente agua.

Si tiene que cortar un tallo de bambú, córtelo justo debajo del codo.

Evite demasiada luz solar para su planta de bambú.


Solución de problemas de puntas de hojas marrones

Aunque las puntas de las hojas marrones se ven secas y sedientas, ¡no se deje engañar! El agua puede ser lo último que necesite su planta. El simple trabajo de detective botánico ayuda a llegar a la raíz del problema. Simplemente siga los siguientes pasos:

1. Eche un vistazo de primera mano a lo que hay bajo tierra.

Ver lo que está sucediendo con las raíces en dificultades ayuda a diagnosticar el problema. Esto es más fácil con plantas en macetas que con plantas de jardinería enterradas, pero no hay sustituto para una mirada de cerca a continuación.

Saque las plantas de interior con puntas marrones de sus macetas girándolas de lado y tirando suavemente de la planta por la base. La mayoría de las plantas salen fácilmente. Si el tuyo se pega, afloja suavemente. No se preocupe por perjudicar a su planta, los cultivadores profesionales suelen dar este mismo paso.

Para las plantas de jardín, no desenterre toda la planta. En cambio, concéntrese en un solo área. Comience con un lugar entre el tallo o tronco principal de la planta y el borde exterior del dosel de las hojas, donde la lluvia gotea hacia el suelo. Luego, cava un hoyo de 6 a 12 pulgadas de profundidad para ver bien lo que está sucediendo en el suelo. Para plantas más grandes, excave más de un hoyo para ver si algún problema parece generalizado.

2. Examine su suelo y drenaje.

Ya sea que esté escondido de manera segura en una esquina de la sala de estar o expuesto a los elementos del exterior, la tierra alrededor de las plantas generalmente debe estar fresca y húmeda al tacto. A menos que esté cultivando plantas acuáticas o nativas de las marismas, las plantas nunca deben estar en el agua. Las raíces necesitan aire, ya sea que vivan en macetas o en el suelo. En suelo empapado, las raíces que se ahogan se cierran y se pudren, y no se pueden formar nuevas raíces. Sin raíces saludables para absorber y transportar el agua, las puntas de las plantas se vuelven marrones por la sed.
Cuando se saca una planta de interior de una maceta, la tierra alrededor de las raíces debe mantener su forma y no gotear agua. Si el suelo está demasiado húmedo, verifique que no haya orificios de drenaje bloqueados y límpielos para asegurarse de que el agua corra. Ajuste su horario de riego en consecuencia para asegurarse de no regar demasiado.

Si la tierra de las plantas de interior se deshace o mantiene una forma dura y seca, el agua no ha llegado a donde se necesita. El suelo puede formar una costra dura o desprenderse de los lados de las macetas, hasta que el agua corra por los lados y pierda las raíces por completo. Rompa cualquier costra y presione la tierra contra el costado de la maceta para mantener el agua dirigida hacia las raíces.

Estos mismos principios se aplican a las plantas de jardín. Si su suelo está demasiado húmedo en toda el área de plantación, usted o la naturaleza se regaron en exceso o su suelo está mal drenado. Si su suelo es duro, crujiente o muy seco, no ha regado lo suficiente o su suelo se drena demasiado rápido.

Para verificar el drenaje del paisaje, excave un hoyo de 30 centímetros de profundidad y llénelo hasta el borde. Deje que se escurra por completo, luego llénelo inmediatamente con 12 pulgadas de agua nuevamente. Mida la profundidad del agua a intervalos de 15 minutos para descubrir cuánta agua se drena por hora. Si se drena menos de 1 pulgada por hora, su suelo permanece demasiado húmedo. Una a 6 pulgadas por hora es bueno, pero más de 6 pulgadas en una hora significa que el agua se escurre demasiado rápido, antes de que sus plantas obtengan todo lo que necesitan. 1

Las pruebas de suelo pueden ayudar a determinar si su área de plantación necesita enmiendas del suelo, como Lilly Miller Garden Gypsum para aflojar los suelos arcillosos compactados y mejorar la penetración del agua y las raíces o los moldes de gusanos para aumentar la materia orgánica y mejorar la capacidad del suelo para retener agua y nutrientes. Las pruebas de suelo siempre son una buena idea antes de plantar nuevas áreas al aire libre.

3. Observe de cerca las raíces.

Las raíces proporcionan pistas sobre su salud física y el entorno que las rodea. Las raíces sanas, con algunas excepciones de colores, son blancas y firmes con un olor fresco a tierra. Las raíces grises o marrones suelen estar muertas o muriendo por demasiada agua, y las enfermedades oportunistas que invita el suelo empapado, y huelen a podredumbre.

Una vez que las raíces se ablandan y se pudren, no se pueden restaurar. Las nuevas raíces deben tomar el relevo. En plantas de interior, pode las raíces podridas y luego trasplante la planta en tierra nueva para comenzar de nuevo. En el caso de las plantas pequeñas de jardín y jardinería, puede hacer lo mismo, pero en el caso de plantas grandes, como árboles de jardinería y arbustos grandes, las raíces pueden necesitar ayuda profesional. El agente de extensión de su condado local puede ayudarlo a decidir la ruta correcta.

Las raíces que se enrollan sobre sí mismas o alrededor de ellas también indican problemas para las plantas en macetas o de jardín. Estas raíces que giran en círculos o se unen crean una condición conocida como “arraigar”. Esto ocurre con frecuencia en recipientes que las plantas crecen demasiado o que no eran lo suficientemente grandes en el momento de la siembra.

Las raíces de las plantas en macetas establecidas deben extenderse hasta donde el suelo se encuentra con la maceta, pero nunca envolver demasiado el interior. Si las macetas se unen a las raíces, el suelo restante no puede contener suficiente agua para satisfacer la necesidad. Trasplante las plantas con raíces en recipientes más grandes, pero afloje suavemente las raíces con la mano antes de la maceta. De esta manera, las raíces pueden crecer en el nuevo suelo.

Las plantas de jardinería generalmente no tienen problemas para unir las raíces, a menos que el problema estuviera presente en el momento de la siembra o las condiciones del suelo impidan el crecimiento natural normal. Las pruebas de suelo y las enmiendas apropiadas, junto con una mano firme y suave para aflojar las raíces que se unen antes de plantar, mantienen este problema fuera de su jardín.

4. Busque señales de residuos de fertilizantes o acumulación de sal.

Las puntas de las plantas pueden volverse marrones cuando están expuestas a demasiado fertilizante y se acumulan demasiadas sales en el suelo. Cuando esto le sucede a las plantas en macetas, las puntas se vuelven marrones debido a una condición conocida como quemadura de fertilizante o quemadura de punta. En las plantas de jardinería, ocurre lo mismo con el exceso de fertilizante u otros factores, como las sales de deshielo de invierno o la orina de las mascotas. En el interior o al aire libre, las sales solubles se acumulan en el suelo, extraen la humedad de las raíces de las plantas y crean una sequía artificial. Como resultado, las puntas de las plantas privadas de agua se vuelven marrones.

En las plantas de interior, la acumulación de sal aparece como una costra blanca en el suelo o platillos y en los lados de las macetas porosas. Enjuagar la tierra con grandes dosis de agua expulsa las sales y restablece el equilibrio normal alrededor de las raíces. Simplemente coloque la maceta en el fregadero o la bañera y riéguela hasta que la tierra esté empapada y el agua corra. Repite el proceso varias veces para enjuagar bien la tierra.

Si las plantas de jardinería están expuestas a fertilización excesiva, sales de carreteras o uso intensivo de mascotas, no espere a que las puntas se pongan marrones. Riegue las plantas en abundancia y repetidamente para eliminar la tierra y evitar que se quemen las puntas. El riego abundante elimina las sales acumuladas. Si las plantas comienzan a mostrar puntas marrones a medida que el suelo se descongela en primavera, es posible que hayan estado expuestas durante el invierno. Enjuague la tierra con abundante agua de inmediato.

Evite la quema de fertilizantes alimentando las plantas con un fertilizante que no se queme, como Alaska 5-1-1, para obtener nutrientes suaves que mejoran la salud sin una acumulación dañina.

5. Mantenga la recuperación de plantas en el camino correcto.

Una vez que sus plantas estén nuevamente en el camino hacia la buena salud, ajuste su cuidado, especialmente el riego, para mantenerlas en la dirección correcta. Nunca riegue automáticamente, ya sea que las plantas estén en macetas o en el suelo. Primero, pruebe el suelo manualmente, palpándolo a la profundidad de un dedo índice. Si se siente mojado, espere unos días y vuelva a revisar. Si el suelo se siente seco, es hora de regar. Si usa agua del grifo para regar sus plantas de interior, deje reposar el agua durante la noche. Esto reduce el flúor y otras sustancias que se pueden agregar a las puntas marrones.

La mayoría de las plantas se mantienen más saludables cuando se riegan profundamente y con poca frecuencia, en su hogar y en su jardín. Riegue las plantas de interior para que toda la tierra esté húmeda, luego déjelas secar un poco antes de volver a regar. Si la humedad en su hogar es muy baja, un platillo lleno de guijarros en la base de la planta puede ayudar a mantener las puntas y la humedad en equilibrio.

Durante los períodos activos de crecimiento, la mayoría de las plantas al aire libre necesitan el equivalente a al menos una pulgada de lluvia por semana, incluida la precipitación natural. Al regar, esto equivale a aproximadamente 5 galones de agua por yarda cuadrada. La mayoría de las raíces, incluso en árboles de gran tamaño, permanecen en las 6 a 12 pulgadas superiores del suelo. Una pulgada de agua se filtra hasta esa profundidad en la mayoría de los suelos, manteniendo las raíces sanas y las puntas de las hojas bien hidratadas. 1

6. Deshazte de la evidencia.

Con su régimen de cuidado en marcha y las plantas en camino hacia una buena salud, no necesita puntas marrones para recordarle el pasado. Las plantas de jardinería se encargarán del problema a medida que pasan las estaciones, pero las plantas de interior en macetas pueden usar una mano.

Siga el ejemplo de los paisajistas de interiores profesionales, las personas que cuidan las plantas de interior en oficinas y centros comerciales, y deje atrás los consejos marrones. Use tijeras afiladas para cortar las áreas muertas y marrones. Simplemente siga la forma natural de la hoja. Aún tendrá una delgada línea marrón a lo largo del corte, pero el resto de la hoja se mantendrá verde y saludable a medida que la planta avance.

With a little investigation, appropriate corrections and proper ongoing care, your plants can trade brown-tipped leaves for strong, healthy ones. With the help of the Pennington family of plant care products, you and your plants can get back on the path of good plant health and natural beauty.

Alaska is a registered trademark of Central Garden & Pet Company. Pennington is a registered trademark of Pennington Seed, Inc.

1. Cornell University Department of Horticulture, “Soil Basics," Cornell University.

2. Weicherding, Patrick, "Watering Trees," University of Minnesota.


Don’t Give Up On Your Areca Palm With Brown Tips – They Are Worth The Extra Effort

Areca Palms are ideal larger houseplants that can look stunning in your home, but they do require a little more effort than some plants to keep them in top condition.

I’ve written a more general Areca Palm care guide, which you can read to get all the details of how to keep your Areca Palm in good health right from the start.

Alternatively, take a look at some of my related articles which you may find helpful after reading this one.

Welcome to Smart Garden Guide

Hi, I’m Andrew, and Smart Garden Guide is my website all about indoor gardening and houseplants. I’m here to share my experience and help you have more success and enjoyment growing plants. Enjoy your stay at Smart Garden Guide.


Ver el vídeo: Como cuido Lucky Bamboo, evitar que se ponga amarillo, hongos y tiene puntas secas. Episodio 46