Nuevo

Áfidos: definición y significado

Áfidos: definición y significado


DICCIONARIO BOTÁNICO

Pulgones

Insectos conocidos como piojos de las plantas, perteneciente al orden deRhynchota, que viven principalmente en las yemas de las plantas a expensas de la savia, en colonias a menudo muy numerosas.

Para saber mas: Los principales enemigos de nuestras plantas: los pulgones.

Diccionario botánico de la A a la Z.

A - B -C -D -E -F -G -H -I -J -K -L -M -N -O -P -Q -R -S -T -U -V -W -X -Y - Z


Diccionarios

1 Acción y resultado de la eliminación, de la realización del pedido.
|| Cómo se organiza algo: esto d. de los muebles es de mal gusto El d. de libros en el estante
|| MAT Número de formas en que los elementos de un conjunto se pueden organizar en un orden determinado
|| RET Parte de la retórica sobre el orden de la materia en la oración.
PECADO. recorte, ubicación

2 Orden, decisión, orden: dar e impartir instrucciones precisas a los empleados no hemos recibido ninguna d.
|| DIR Standard, prescripción: cumplir con las disposiciones de la ley disposiciones testamentarias

3 Opción de disponer, usar cosa o persona: la casa esta en tu d.
|| Tener algo disponible, a disposición de uno, poder disponer de él según necesidad, facultad, juicio
|| Pon algo a disposición de alguien, asegúrate de que lo tenga libremente
|| Ser, ponerse, mantenerse a disposición de alguien, a sus órdenes.

4 fig. Estado de ánimo, estado de ánimo: sentir en un d. poco feliz

5 fig. Actitud, propensión, inclinación natural: tiene mucho d. a la, a, a la música
|| Inclinación del alma: todos se mostraron malos d. hacia él
|| MED Tendencia de un organismo a sufrir las consecuencias de una causa nociva


Devengos: definición y significado

En esta guía explicamos qué son las acumulaciones activas.

Los devengos son asientos de liquidación, necesarios para alinear los valores económicos y financieros al final del año. La actividad de la empresa suele ser infinita, pero por motivos fiscales y burocráticos, además de prácticos, convencionalmente se divide en ejercicios de 365 días cada uno, 366 días para los años bisiestos. Esta interrupción normativa conlleva la necesidad de asentar los valores de carácter económico con los de carácter financiero, que a corto y medio plazo pueden no coincidir. En el caso de devengos, estamos en presencia de costos e ingresos que ya se han devengado, pero que aún no se han producido financieramente.

En particular, los ingresos acumulados son partes de los ingresos que ya se han producido, pero cuya realización monetaria se producirá el año siguiente. El caso típico podría consistir en el cobro de ingresos por intereses sobre un préstamo desembolsado a terceros en el año siguiente, aunque es responsabilidad del año de cierre. Ejemplo, la empresa Alfa ha prestado dinero a la empresa Beta por 100.000 euros a un tipo de interés del 5% anual el 30 de junio de 2017. La empresa Beta se compromete a pagar los intereses correspondientes al primer año de financiación a partir del 30 de junio de 2018 Ahora, en esta fecha, Alfa cobrará 5.000 euros, pero parte de esta cantidad pertenece al año anterior. En particular, solo la mitad de esta cantidad debe contabilizarse como ingresos en 2017, por lo que a 31 de diciembre de 2017 la empresa Alfa deberá registrar unos ingresos devengados de 2.500 euros, o ingresos devengados, aunque aún no se hayan recaudado materialmente.

Por el contrario, la empresa Beta deberá realizar el razonamiento contrario, el 31 de diciembre de 2017, cuando sus estados financieros anuales se cerrarán convencionalmente, otras fechas de cierre posibles, como para las empresas agrícolas, no habrá desembolsado materialmente un euro único por los intereses del préstamo obtenido, pero de los 5.000 euros que tendrá que pagar el 30 de junio de 2018, la mitad corresponde a 2017. Por tanto, deberá consignar un gasto devengado de 2.500 euros en el balance, o un costo acumulado, aunque aún no ha recibido apoyo financiero.

Es importante tener cuidado de no crear confusión con los conceptos de ingresos y pasivos diferidos, que reflejan los de los devengos. En el caso de los aplazamientos, de hecho, estamos en presencia de manifestaciones financieras anticipadas con respecto a las económicas, en el sentido de que la empresa registra un cobro o un desembolso incluso antes de que se hayan realizado los ingresos o costos respectivamente sobre la base de competencia.

Los ingresos devengados aparecen en el balance en el balance en el rubro D del activo, los pasivos en el rubro E del pasivo. De hecho, un ingreso acumulado no es más que un ingreso que ya ha vencido, o un componente de ingreso positivo, que incrementa el valor de los activos, incluso si en el momento no ha sucedido lo mismo a nivel financiero.

La norma contable OIC, organismo contable italiano, 18 impide el registro como devengo de las facturas que se emitirán o recibirán o en relación con costes e ingresos no determinados en su importe, cuya competencia se haya acumulado en su totalidad durante el año.

Veamos cómo calculamos la cantidad de ingresos acumulados. Dado que se trata de ingresos que aún deben recaudarse en un año posterior, primero es necesario determinar el período de competencia de estos ingresos para el año en curso. Suponiendo que hayamos alquilado un galpón por la suma anual de 24.000 euros y que el contrato se ejecuta a partir del 16 de noviembre de 2019, se deben calcular los ingresos correspondientes para el ejercicio 2019 por 1 mes y medio, o por (24.000: 12) x 1, 5 = 3.000 euros. Por tanto, la sociedad arrendadora deberá consignar en el balance una renta devengada de 3.000 euros, equivalente a 45 días de competencia de los ingresos recaudados íntegramente en el ejercicio 2020. En caso contrario, la empresa que alquiló el galpón no haber pagado algo a finales de 2019, debiendo realizar el primer pago anual solo el 15 de noviembre de 2020, pero habrá que tener en cuenta que parte de este desembolso se referirá al ejercicio 2019 y exactamente a la suma de 3.000 euros. Básicamente, tendrá que ingresar un gasto acumulado pro-cuota en el balance.

Como puede entenderse, si no existiera esta subdivisión temporal convencional, no habría necesidad de proceder con los asientos de liquidación, ya que no es necesario presentar un balance relativo a un período de tiempo resumido. En cambio, dado que esta división de la actividad empresarial en ejercicios es necesaria, el ámbito económico debe conciliarse con el financiero, o alinear costos e ingresos con las respectivas manifestaciones financieras anticipadas o diferidas de pagos y cobros. De ahí surgen los conceptos de devengos y aplazamientos.

Claramente, un ingreso acumulado puede referirse a ingresos que no necesariamente se realizarán en el año siguiente, sino en uno que está aún más distante en el tiempo. Por ejemplo, una empresa puede tener que contabilizar un ingreso acumulado por un ingreso acumulado, en relación con una recaudación que se materializará solo en dos o tres años. En el caso descrito anteriormente del arrendamiento de una bodega, las partes podrían decidir, por ejemplo, liquidar en efectivo solo cada dos años, por lo que el primer cobro para la empresa arrendadora tendrá lugar el 15 de noviembre de 2021. Tendrá la registro de una cuota activa para los 45 días restantes del año 2019, pero también de una segunda para el conjunto de 2020.


Video: Los áfidos pulgones- Cortometraje